¿Preferir aparatos eléctricos o no?

Aunque el uso de la energía eléctrica es un alto fuente de stress para la Naturaleza, a veces es preferible esta opción a otras, que parecieran más ecológicas.

Por ejemplo: lavar los platos a mano, gasta más agua y más jabón, que lavarlos en el lavaplatos, ya que las personas dejan el grifo del agua abierto mientras enjabonan los platos, etc. y a la larga se desperdicia mucho más de esta forma.  A pesar de que el lavaplatos pareciera tardarse mucho tiempo, en comparación con lavar los platos a mano, este electrodoméstico es preferible para la Naturaleza, si se usa adecuadamente. Debemos tener el cuidado de sólamente  usarlo cuando esté totalmente lleno. Una buena idea es ir llenándolo durante el día y en la noche, antes de irnos a dormir, echarlo a andar y en la mañana todo estará limpio y desinfectado.

Otra idea similar es la de los secadores de manos en los baños públicos. Qué es mejor? Secarnos las manos con el secador de aire, que gasta energía eléctrica, o utilizar toallas de papel? Pues algunos estudios muestran que las bacterias se proliferan en el agua y mucho más cuando les damos calor, (como cuando frotamos una mano contra la otra bajo el aire caliente del secador de manos). Usar las toallas de papel dejaría las manos más secas, pero la contaminación por los residuos de papel es muy alta, por lo tanto, es preferible utilizar los secadores de aire.

Pero un consejo necesario es el de no frotar las manos bajo el secador de aire, sino dejarlas quietas, con las palmas hacia arriba y dedos abiertos, hasta que se sequen totalmente. No “terminar de secarlas” con nuestra camisa o pantalón, ya que eso las contaminaría aún más.

Las bacterias son parte de nuestra vida, pero podemos evitar enfermarnos si cuidamos que nuestras manos estén lo más limpias posibles, especialmente cuando andamos por sitios públicos. Este consejo es importante a tomar en cuenta para los niños y adultos.

desbrozadoraSi tenemos que elegir entre el aire acondicionaado o el ventilador de aire, aunque los dos utilizan energía eléctrica, es preferible el ventilador. Si estamos en invierno y necesitamos calentar nuestra casa, la estufa eléctrica es un artefacto que gasta muchísima energía, es preferible optar por la chimenea, si la tuviéramos, o sino cerrar las cortinas, tapar las rendijas de las ventanas por las que se pueda colar el aire. Al final no hay necesidad de estar a 25ºC de temperatura dentro de casa en invierno e ir en manga corta, sino que es preferible estar a 20ºC e ir un poco más abricado (sólo con ésto ahorarás más de la mitad de energía en calefacción). Hay cosas que no se pueden substituir por razones de practicidad, como cortar el césped con una desbrozadora o hacerlo a mano. La diferéncia en este caso es abismal así que tampoco hay que ser extremistas en ningún sentido.

La secadora de ropa, la plancha, y el horno eléctrico, son otros 3 artefactos domésticos que gastan mucha energía. Si los usamos responsablemente pueden no ser una carga excesiva.

Igualmente que el lavaplatos, la secadora de ropa debe usarse cuando esté llena, poniendo ropas que tengan texturas similares (prendas de algodón juntas, toallas juntas, etc. No mezclar texturas porque eso hace que unas que se secarían más rápido, tengan que estar dándose vueltas más tiempo por las otras más pesadas que se tardan más).

Todas nuestras acciones causan una huella de carbono al planeta, pero si actuamos con cuidado, con responsabilidad, no solo pensando en nuestro beneficio, sino en nuestra interacción con el medio ambiente, causaremos menos daño.  Es cuestión de que cada cual tenga este cuidado, es algo que debemos aprender a tomar en cuenta, pues hasta ahora nadie nos lo había enseñado.

Por las jovenes promesas y nuestro futuro

Los padres damos la vida a nuestros hijos, pero, les enseñamos a vivirla en forma que ellos puedan encontrar un significado a su existencia, a saber utilizar su tiempo en forma productiva, creativa y feliz? No es una tarea que se deba dejar al azar, los padres debemos ayudarles a descubrir para qué son buenos, qué es lo que les gusta, y permitirles volar hacia sus sueños, una vez que hayan encontrado su camino.

Mi hermano, Eduardo, a quien tanto admiro, me contaba que, vivió un tiempo en casa de nuestros tíos, Felo y Alma, quienes eran artistas y preocupados por brindar a sus 5 hijos varones,  estímulos en diversas áreas de la vida  para despertar su curiosidad y creatividad.

Mi tía, todas las semanas, ponía una fotografía, recortada de una revista, de alguna obra de arte famosa e importante, con el nombre del artista que la creó, al lado del papel higiénico del baño del cuarto de los niños. Quieran o no, era un sitio donde iban todos los días e iban a verla. Viéndo la fotofrafía todos los días por una semana, se les quedaba grabada la imagen y el pintor o artista que la creó. Y cada semana, la fotografía era cambiada. Al cabo de un año los niños tenían una amplia cultura sobre Arte, sin haberlo estudiado, ni requerido ningún esfuerzo por parte de ellos y se enriquecía su mente de esta forma tan simple.

Mi hermano, siempre muy inteligente, era cuestionador de la vida, rebelde, no encontraba un sentido a su existencia como adolescente. Me cuenta que mis tíos intentaron de diversas formas que él llegara a conocer su pasión… que resultó ser la Música. Pero para llegar a esto, cada 2 o 3 días le venían con estímulos diferentes, un día le dieron un rollo de alambre, y le enseñaron: “mira, si lo doblas y le das forma, puedes crear un círculo, una cruz, un espiral… ” y le entregaron el rollo de alambre y se fueron. Mi hermano se quedó con el alambre intentando hacer algo, y dudando de sí mismo sobre si lo lograría, se quedó encantado cuando vió que llegó a hacer un objeto original, venido de su imaginación y del TIEMPO que invirtió tranquilamente creando, sin prisas.

anuncio de samsoniteDespués de concoer la história del gran empresario Jesse Shwayder, fundador de la empresa lider en el sector del equipaje, concretamente de las maletas samsonite, se comenzó a interesar por el proceso de fabricación manual de objetos con cuero y materiales derivados. Realizó su própia maleta para ir a la escuela y en sus primeros viajes.

El tro día le daban unas tijeras para que ayude a podar los jardines de orquídeas que tenían, o le daban pinceles, pinturas y lienzo para que hiciera un cuadro… pero nada lograba realmente captar el genuino interés de mi hermano. Un día mi tío lo llamó y lo sentó en su sillón favorito, le puso audífonos y conectó en el equipo de música la Sinfonía Pastoral de Beethoven para que se siente y la escuche. Lo dejó escuchándola y se fue. Mi hermano se maravilló y encontró su talento, algo por lo que viviría: la Música.

Aprendió a tocar guitarra clásica con dos excelentes profesores de la época, Arturo Sanza de la Maza y Andrés Segovia, dedicó su tiempo a desarrollar este arte, llegó a dar conciertos y su vida cambió, su percepción del ocio cambió, porque los momentos de ocio ya no eran para aburrirse o para no saber qué hacer con ellos, sino para usarlos creativamente utilizando sus dones.

Estos ejemplos pueden darnos de qué pensar. Según Howard Gardner, los seres humanos tenemos “inteligencias múltiples”, habilidades relacionadas con nuestros intereses personales y talentos, que es necesario descubrir.

Hay muchos niños y adolescentes que se aburren, usan su tiempo improductivamente, son incapaces de dedicarle tiempo a crear, a interactuar positivamente con la Naturaleza, porque simplemente no saben cómo hacerlo. Muchas veces los padres tampoco lo enseñamos porque no sabemos cómo hacerlo. Pero es buena idea ponernos a pensar al respecto, buscar información sobre diferentes estímulos que podamos brindar a nuestros hijos, no imponiendo, no guiando, sino introduciéndolos en ellos para ver si eso es lo que les gusta y dejarlos libremente actuar para decidirlo.

Si no tuvimos nosotros la suerte de tener padres que nos guiaron en este camino tan esencial, igual podemos hacerlo nosotros como adultos, si nos damos cuenta de la importancia de estos actos, los cuales pueden hacer que el futuro de nuestros hijos y de nuestro planeta sea mucho mejor. Como dice el refrán popular:  ”La pereza es la madre de todos los vicios”, la pereza muchas veces es ignorancia sobre nosotros mismos, nuestras capacidades, posibilidades, lo que disminuye nuestra autoestima y nos hace improductivos, insensibles, torpes, “malos”…, cuando dentro de cada uno de nosotros hay un potencial esperando ser simplemente despertado.